Utilizamos cookies que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Ver política de cookies Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. 

Había una vez una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando estaba tomando sol en la playa llegó Green Peace y la devolvió al mar.


Dos amigas están en una fiesta y una le dice a la otra: Que aburrida está la fiesta ¿No? Pues si tía, yo cuando encuentre mis bragas me voy a casa...


El otro día me puse tan borracho, que llegué a casa como Superman. ¿Volando? No, con los calzoncillos encima de los pantalones...


Era una niña tan fea, tan fea, tan fea, que en lugar de que su mamá diera a luz, dio un apagón.


Había una vez una mujer tan gorda pero tan gorda... que cuando se caia de la cama, se caía por los dos lados...


Un caníbal va en un avión, y le pregunta la azafata: ¿Le traigo el menú? No, mejor tráigame la lista de los pasajeros...


Un amigo a otro: ¿Tú haces siempre el amor con preservativo? Siempre lo hago con preservativo, pero preferiría hacerlo con una mujer...



Era un hombre tan pequeño, pero tan pequeño, que para pasar por debajo de la puerta tenía que subirse a una silla...


Un hombre llega a una panadería y le dice al tendero: Me da dos barras de pan, y si tiene huevos, dos docenas. Y éste le puso 24 barras de pan...


Había una vez una Iglesia tan grande, tan grande, que el cura tenía que repartir la hostia en moto...


Un ciempiés mira pasar una ciempiés: Mamacita, qué piernas... qué piernas... qué piernas... qué piernas...


Por qué los de Lepe, en invierno, ponen las manzanas en la ventana? Porque hace un frío que pela…


¡Camarero! He encontrado un pelo en la sopa y no es mío. Esta bien, démelo, lo guardaremos por si vienen a reclamarlo...


Esto es una madre que abre la nevera y se encuentra a su hijo y le dice: Hijo ¿que haces ahí? !Es que papá me ha dicho que soy la leche!


Un periodista le pregunta a un político: ¿Cómo hace usted para tener la conciencia limpia? No la uso nunca...


¿Qué puedo hacer con mis pecados, señor cura? Ora. Las cuatro y cuarto, pero ¿Qué puedo hacer con mis pecados?


Era un hombre tan honrado, pero tan honrado, que cuando encontró empleo lo devolvió...


Un fotógrafo tan tacaño que sólo retrataba del cuello para abajo... Para que no le salieran caras.

Comparte con tus amigos...


Mas chistes


01   02   03   04   06   07