Utilizamos cookies que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Ver política de cookies Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. 

- Vieja madera para arder, viejo vino para beber, viejos amigos en quien confiar, y viejos autores para leer.


- Sonríe es lo segundo mejor que puedes hacer con tus labios...


- Estoy en una situación tan delicada que si mi mujer se va con otro, yo me voy con ellos...


- Si comienza uno con certezas, terminará con dudas, más si acepta empezar con dudas, llegará a terminar con certezas.


- Quien no quiere pensar es un fanático, quien no puede pensar es un idiota, quien no osa pensar es un cobarde.


- Para ser feliz, es bueno adquirir poco a poco la conformidad de no entender nada.


- Lo que llamamos casualidad no es ni puede ser sino la causa ignorada de un efecto desconocido...


- Si alguien busca la salud, pregúntale si está dispuesto a evitar las causas de la enfermedad, en caso contrario, abstenerse de ayudarle.



- El pensamiento es la única cosa del Universo de la que no se puede negar su existencia, negar es pensar.


- El mayor crimen está ahora no en los que matan, sino en los que no matan pero dejan matar...


- Verdaderamente la vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada.


- La mujer es un manjar digno de los dioses, pero hay que tener cuidado porque a veces lo guisa el diablo...


- Las cuatro características del juez: escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente.


- Hasta el malvado descansa algunas veces, pero el necio, jamás lo hace...


- Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte, los valientes gustan la muerte sólo una vez.


- En ésta vida, todas las cosas son imposibles, mientras lo parecen.


- Cuando no sopla el viento, incluso la veleta tiene carácter...


- El que busca el cielo en la Tierra se ha dormido en clase de geografía.


- Es cierto, el destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos...


- Las medidas templadas, que equivalen a remedios prudentes, son hartamente nocivas cuando el mal es violento.


Comparte con tus amigos...


Mas frases


01   02   03   04   05   07   08