Utilizamos cookies que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Ver política de cookies Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. 

De dinero y de bondad quita siempre la mitad.
De donde no hay no se puede sacar.
De donde no hay pan hasta los perros se van.
De donde viene la descomunión, allí viene la absolución.
De donde vino el asno vendrá la albarda.
De dos bienes, el mayor; de dos males, el menor.
De ese infierno no salen chispas.
De esperanzas vive el hombre, pero muere de desilusiones.
De esta agua no beberé.
De ésta me saque Dios, que en otra no me meteré yo.
De esta vida sacarás lo que disfrutes nada más.
De esto que nada me cuesta, llenemos la cesta.
De fuera vendrá quien de casa me echará.
De hambre a nadie vi morir, de mucho comer, cien mil.
De hombres es errar y de bestias porfiar.
De hombres leales, están llenos los hospitales.
De invierno, la levadura; de verano, la mujer aguda.
De la "mar" el salmón y de la tierra el jamón.
De la calle vendrá quien de tu casa te echará.
De la esperanza vive el cautivo.
De la mala mujer no te guíes y de la buena no te fíes.
De la mar, el mero, y de la tierra, el carnero.
De la mar, el salmón; de la tierra, el jamón.
De la mujer y el dinero no te burles compañero.
De la noche en la espesura, hasta la nieve es oscura.
De la vaca flaca, la lengua y la pata.
De las uvas sale el vino, y del vino el desatino.
De lejanas regiones, mentiras a montones.
De lo que no veas, la mitad sólo creas.


De lo que se come se cría.
De los 50 para arriba, no te mojes ni la barriga
De los burros, la destreza, no radica en la cabeza.
De los cuarenta para arriba no te mojes la barriga.
De los hijos, el que muere, el más querido.
De los hombres se hacen los obispos.
De los olores, el pan; de los sabores, la sal.
De los placeres sin pecar el más barato es el cagar.
De los tuyos hablarás, pero no oirás.
De lunes a martes, poco se llevan las artes.
De marzo a la mitad, la golondrina viene y el tordo se va.
De médico, poeta y loco, todos tenemos un poco.
De mi maíz ni un grano.
De mujer que es madre, nadie nunca mal hable.
De nadie esperes lo que por ti mismo hacer pudieres.
De Navidad a San Juan, seis meses van.
De necios es huir del consejo.
De ninguno has de decir lo que de ti no quieras decir.
De noche madrugan los arrieros.
De noche todos los gatos son pardos.
De octubre a primeros, repón los aperos.
De oveja negra, borrego blanco.
De padres asientos, hijos taburetes.
De padres cantores, hijos jilgueros.
De padres muy cuerdos, hijos muy lerdos.
De pastores, pastoradas y si te embobas alguna pedrada.
De perdidos, al río.
De pico, todos somos ricos.
De pies a cabeza.
De poetas, tontos y locos, todos tenemos un poco.
De pronto, nadie es tonto; después quizá lo es.
De refranes y cantares, tiene el pueblo mil millares.
De sabios es variar de opinión.
De sol de tarde, Dios te guarde.
De soltera, fina y curiosa, de casada, gorda y asquerosa.
De tal colmena tal enjambre.
De tal palo, tal astilla.
De tejas para abajo, todo el mundo vive de su trabajo.
De todos es la huerta que no tiene cerca ni puerta.
De todos los santos a adviento, mucha lluvia y poco viento.
De todos olvidado, muerto y no enterrado.
De todos los santos a Navidad es invierno de verdad.
De tus hijos sólo esperes lo que con tu padre hicieres.
De un hombrecillo iracundo se ríe todo el mundo.
De un mismo árbol, un madero dorado y otro quemado.
De una espina, nace una rosa.
De una mentira ciento se derivan.
De ventero a ladrón, no Hay más que un escalón.
De viña bien estercolada a vendimia redoblada.
Debajo de la manta, tanto vale la negra como la blanca.
Debajo de la mata florida, está la culebra escondida.
Deberás fondear pensando que has de levar.
Decir pares, y salir nones, les ocurre a los mamones.
Decir refranes, es decir verdad.
Dedo encogido, no rebaña el plato.
Deja la cama al ser de día y vivirás con alegría.
Déjate de medios días, habiendo días enteros.
Del agua derramada, ni la mitad aprovechada.
Del agua fría el gato escaldado huye.
Del agua mansa líbreme Dios que de la brava me libro yo.
Del árbol caído todo el mundo hace leña.
Del bueno se abusa y al malo se le atusa.
Del cerdo me gustan hasta los andares.
Del cuerdo al loco va muy poco.
Del dicho al hecho hay mucho trecho.
Del gaznate para abajo, todo sopas de ajo.
Del hombre bruto, no sale ningún fruto.
Del jefe y del mulo cuanto más lejos más seguro.
Del lunes la luna es buena.
Del mar, el mero, y de la tierra el carnero.
Del médico y del enterrador, cuanto más lejos mejor.
Del ocio nace el feo negocio.
Del que mucho cela a su mujer, guárdate como de Lucifer.
Del que tiene dineros suenan bien hasta los pedos.
Del santo me espanto, del pillo, no tanto.
Del tiempo y de mujeres, lo que vieres.
Del tronco caído todos hacen leña.
Del viejo el consejo.
Delfines que mucho saltan, viento traen y calma espantan.
Demuestra tu agradecimiento con tu comportamiento.
Dentro de cien años todos calvos.
Dentro de cien años, todos calvos.
Deprisa viene el mal, pero cojeando se va.
Derramar vino, buen desatino; derramar sal, mala señal.
Desayuna con los pobres, pero almuerza y cena con los ricos.
Desde Los Santos a San Andrés, buena sementera es.
Desde los tiempos de Adán, unos calientan el horno y otros se comen el pan.
Desde pequeñito se endereza el arbolito.
Desde que se hicieron las excusas nadie queda mal.
Desde San Antón, una hora más de sol.
Desde San Pedro a San Miguel todos los culos cagan bien.
Desgraciado en el juego, afortunado en amores.
Despacio al pensar, y pronto al ejecutar.

Comparte con tus amigos...


01   02   03



Refranes por letra


A   B   C   D   E   F   G

H   I   J   L   M   O   P

Q   R   S   T   V   Y   Z