Utilizamos cookies que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Ver política de cookies Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. 

Echa cuentas, y te saldrán rosarios.
Échale guindas al pavo
Echando a perder se aprende.
Echando mucho aceite en la sartén, cualquiera fríe bien.
Echar a uno la pulga detrás de la oreja.
Echar confites a un cochino, es desatino.
Echar en saco roto.
Echar margaritas a los puercos.
Echar por el atajo no siempre ahorra trabajo.
Echar por la calle de en medio.
Echar sapos y culebras por la boca.
Echar todo a doce, aunque nunca se venda.
Echarle ayudas a un muerto.
Echarse una cana al aire.
Échate al cuello un cencerro y te seguirá todo el pueblo.
El aceite de oliva todo mal quita.
El aceite es: armero, relojero y curandero.
El agua clara y corriente, no contamina a la gente.
El agua ni envejece ni empobrece
El agua para el pollino, para el hombre el vino.
El agua para un susto y el vino para un gusto.
El agua que corre nunca se corrompe
El alma cruelmente herida, perdona pero no olvida.
El amigo verdadero ni contra tu honra ni contra tu dinero
El amo imprudente hace al mozo negligente.
El amor de asnos hace sabios, y de sabios hace asnos.
El Amor de los gatos, a voces y por los tejados.
El amor entra con cantos y sale con llantos.
El Amor es el vino que más pronto se avinagra.
El amor es estupendo, pero dando y recibiendo.


El amor es eterno, mientras dura.
El Amor es loco, pero a muchos vuelvo tontos.
El Amor hace iguales a los que no lo son.
El Amor la tos y el fuego no pueden estar encubiertos.
El amor lo perdona todo.
El Amor muere de mal ausencia.
El Amor no quiere consejo.
El amor no se compra con dinero.
El Amor nunca hizo ningún cobarde.
El Amor presencia quiere, y sin ella, pronto muere.
El amor puro es mejor con algo de puro amor.
El amor que se lleva el viento, que te sirva de escarmiento.
El Amor tira más que una yunta de bueyes.
El Amor todo lo iguala.
El Amor todo lo vence.
El Amor vive en presencia y muere en ausencia.
El Amor y el buñuelo han de comerse en caliente.
El Amor y el reinar, nunca admiten compañía.
El Amor y el reloj locos son.
El Amor y el vino sacan al hombre de tino.
El Amor y la fe, en las obras se ve.
El Amor y la luna se parecen: menguan cuando no crecen.
El amor y los celos, hermanos gemelos.
El año bueno, el grano es heno; el año malo, la paja es grano.
El año que es de leche, hasta los machos la dan.
El aprendizaje cuesta caro, y siempre se paga
El aragonés fino después de comer tiene frío.
El árbol con fronda amiga, buena sombra nos prodiga.
El árbol que no da frutos, da leña
El asesor financiero, no es quien arriesga el dinero.
El asno enamorado, muéstralo a coces y a bocados.
El asno no quiere espuela, sino vara con aguijón que le duela.
El asno sólo en la muerte halla descanso.
El asunto de la jodienda no tiene enmienda.
El avaro es como el cerdo, esta bueno muerto
El barbecho de enero hace a su amo caballero.
El barco de las promesas ya zarpó
El beber es el placer, y el pagar es el pesar.
El Beso lo inventó Dios y el diablo lo que viene en pos.
El bien viene andando, pero el mal volando.
El bobo si es callado, por sesudo es reputado
El bobo todo lo sabe hacer cuando no es menester
El borracho valiente se pasa del vino al aguardiente.
El brasero, llega mejor a los primeros.
El brazo a trabajar, la cabeza a gobernar.
El buen bebedor bien sabe. cuanta cerveza le cabe.
El buen caballo de ladridos no hace caso.
El buen cirujano. opera temprano.
El buen gallo, en todo gallinero canta.
El buen garbanzo y el buen ladrón de Fuentesauco son.
El buen labrador en el camino, no en el casino.
El buen libro de las penas es alivio.
El buen mosto sale al rostro.
El buen pan se hace con trigo, y con franqueza el amigo.
El buen paño dentro del arca se vende.
El buen paño en el arca se vende.
El buen saber es callar, hasta ser tiempo de hablar.
El buen tiempo hay que meterlo en casa
El buen traje encubre el mal linaje.
El buen vecino, arregla el camino.
El buen vino en cristal fino; el peleón en el jarro o en el porrón.
El buen vino en vaso chico.
El buen vino para el catador fino.
El buen vino resucita al peregrino.
El buey conoce a su dueño y el burro el pesebre de su señor
El buey huertero se caga en la entrada o se caga a la salida.
El buey lerdo bebe el agua turbia.
El buey no es de donde nace, sino de donde pace.
El buey pace donde yace.
El buey ruin pereceando se descuerna.
El buey solo bien se lame.
El buey suelto bien se lame.
El buey tira del arado, mas no de su agrado.
El buey, arando en la loma, trabaja pa' que otro coma.
El burro adelante y la carga atrás.
El burro bueno, aunque sea la quijada encaja.
El burro cuando está alegre, rebuzna y pee.
El burro de San Vicente carga la carga y no la siente
El burro hablando de orejas.
El caballero y la dama, también lo son en la cama.
El caballo grande, ande o no ande.
El caballo la pistola y la mujer nunca se prestan
El caballo malo hay que venderlo lejos.
El Caballo que mucho anda, nunca falta quien le bata.
El caballo y la mujer, al ojo se han de tener.
El camarón que se duerme se lo lleva la corriente.
El can en agosto, a su amo, vuelve el rostro.
El canal del Manzanares pocos barcos saca a mares.
El casado casa quiere.
El Casado por amor vive vida con dolor.
El cebo es el que engaña, que no el pescador ni la caña.
El cebo es el que engaña, que no la caña.
El cebo oculta el anzuelo
El celoso no puede ser jocoso
El cerdo no sueña con rosas, sino con bellotas.
El cerdo siempre busca el fango.
El chisme agrada, pero el chismoso enfada
El chisme que gira, no siempre es mentira.
El chocolate excelente, para poderse beber, tres cosas ha menester: espeso, dulce y caliente.
El chocolate, muy movido y poco hervido.
El chofer que no es perito, no maneja sino el pito.
El ciego y el ignorante, tienen el mismo talante.
El clérigo y el fraile al que han de menester, llámenlo compadre
El comal le dijo a la olla...
El comer no admite espera, el pagar, la que se quiera.
El comer y el cagar, con reposo se han de tomar.
El comer y el rascar no quieren más que empezar.
El conejo y el ruin, donde nacen quieren morir.
El consejo de la mujer es poco, y el que no lo toma es loco.
El consejo del viejo frailuco, hay que ser cuco
El corazón del codicioso nunca tiene reposo
El corazón no envejece es el cuero el que se arruga
El corazón no habla, mas adivina aunque calla.
El creído majadero, pierde más que el consejero.
El cuchillo no conoce a su dueño.
El cuchillo que no corta, si se pierde poco importa.
El cuco que no canta en abril, o está malo, o se quiere morir.
El cura y el que cura, no tienen hora segura.
El daño hecho no tiene remedio.
El dar es honor; el pedir, dolor.
El dar limosna nunca mengua la bolsa.
El dar y el tener, seso ha menester.
El deber y no pagar es tan antiguo como el mear.
El demonio no duerme
El desgraciado, va a por agua al río, y encuentra el cauce vacío.
El día de San Bernabé dijo el sol: aquí estaré.
El día de San Brando, no tiene cuando".
El día de San Matías, entra el sol por la umbría.
El día dos de febrero, cayó la rata en el puchero.
El día que arda la enramada, se verá la llamarada.
El día que no me afeité, vino a mi casa quien no pensé.
El diablo harto de carne, se metió fraile.
El diablo nunca duerme
El diablo sólo tienta a aquel con quien ya cuenta.
El diablo, harto de carne, se metió a fraile.
El dinero al ignorante, lo hace necio y petulante.

Comparte con tus amigos...


02   03   04   05   06   07



Refranes por letra


A   B   C   D   E   F   G

H   I   J   L   M   O   P

Q   R   S   T   V   Y   Z